Guía para la buena administración de los derechos y deberes de los trabajadores parroquiales

DERECHOS HUMANOS

Equipo de Tutela de Derechos Humanos del Arzobispado de San Salvador

4/6/20241 min leer

El trabajo y la vida son dos aspectos que vienen de la mano de la misma creación, como queda de manifiesto en el Génesis, capítulo uno; San Juan Pablo II, nos expresaba en su Encíclica Laborem Exercens, que, “Con su trabajo el hombre ha de procurarse el pan cotidiano, contribuir al continuo progreso de las ciencias y la técnica, y sobre todo a la incesante elevación cultural y moral de la sociedad en la que vive en comunidad con sus hermanos”. Y es que, “El trabajo es un derecho fundamental y un bien para el hombre; un bien útil, digno de él, porque es idóneo para expresar y acrecentar la dignidad humana” (Consejo Episcopal Latinoamericano, CELAM, 2011).

El derecho al trabajo es la base para la realización de otros derechos humanos y permite a las personas desarrollarse íntegramente, procurándose para sí, y para su grupo familiar, una vida digna. Y, es que, brinda al ser humano la oportunidad de ganarse la vida mediante un trabajo libremente escogido o aceptado (Red Internacional para los Derechos Económicos, Sociales y Culturales, 2023).

La oficina de Tutela de Derechos Humanos del Arzobispado de San Salvador pone a tu disposición la "Guía para la buena administración de los derechos y deberes de los trabajadores parroquiales".

Haz clic aquí para descargar la guía para la buena administración de los derechos y deberes de los trabajadores parroquiales.