Tutela de Derechos Humanos del Arzobispado de San Salvador, como parte de la Vicaría Episcopal de Promoción Humana - Cáritas, es una instancia eclesial encargada de "promover la justicia de paz (para) hacer penetrar la luz y el fermento evangélico en todos los campos de la vida social".

En ese sentido, desde el año 2016, esta instancia eclesial respondió a ese llamado, para impulsar procesos de organización Y promoción de los equipos de pastoral, todo ello, bajo la ejecución del proyecto: "Promoción, formación y organización de la Pastoral de Derechos Humanos en 31 parroquias de la Arquidiócesis de San Salvador". En este período, se realizaron reuniones con municipalidades, casas de cultura y comunidades de diversos municipios; por otra parte, a nivel macro, se realizaron los Festivales de Derechos Humanos con 171 agentes de pastoral de 25 diferentes parroquias de los departamentos de Cuscatlán y San Salvador.

Más adelante, entre el 2017 y el 2018, se ejecuta un segundo proyecto bajo esta línea, denominado: "Promoción, formación y organización de la Pastoral de Derechos Humanos en 43 parroquias de la Arquidiócesis de San Salvador", logrando incidir en 24 pastorales de 3 vicarías del proyecto previo, y agregando 19 parroquias de 3 nuevas vicarías, consolidando un total de 87 agentes de pastoral formados y consolidados para organizar la pastoral de derechos humanos en sus comunidades parroquiales.

Ante dichos resultados de los proyectos ejecutados por esta oficina a lo largo de 3 años, y considerando las necesidades presentes en las comunidades de los municipios en los cuales se interviene, se valoró seguir diseñando nuevas estrategias que permitieran consolidar a los equipos de pastoral como instancias estables y sostenibles para la vida parroquial al servicio comunitario.

Así, a partir del año 2019 se ejecutó un proyecto que permitió incidir con 38 parroquias de 6 vicarías de la Arquidiócesis de San Salvador, con el objetivo de poder consolidar a los equipos de pastoral en tres niveles: parroquial, vicarial y Arquidiocesano, enfocándose en tres áreas de intervención: organización, formación e incidencia de los equipos de pastoral con sus comunidades.

Así, con todos estos antecedentes, se ha diseñado una nueva estrategia a partir de la postulación de este Jevo proyecto, titulado "Promoción de la Cultura de los Derechos Humanos en 38 parroquias y 70 escuelas parroquiales de la Arquidiócesis de San Salvador", con la finalidad de "fortalecer el respeto de los derechos humanos (. . .), el desarrollo pleno de la personalidad humana y su sentido de dignidad" (Fuertes-Planas, 2013, p. 1 93), así como de promoverla comprensión, la tolerancia y la igualdad entre personas.

Siguiendo la línea promulgada por la UNESCO, estos procesos señalados, que involucran la educación y enseñanza de los derechos humanos, debe de tener como objetivos básicos tres elementos: a. motivar actitudes de tolerancia, respeto y solidaridad; b. enseñar conocimientos sobre el catálogo de los derechos humanos, así como de sus mecanismos para defenderlo, y c. desarrollar la conciencia de la aplicación de los derechos humanos en la vida diaria (UNESCO, 1994, p. 43-44).

Para ello, se pretende trabajar en dos áreas: a. el trabajo pastoral: en donde se proyecta fomentar la cultura de los derechos humanos con los equipos de pastoral, para que sean los mismos agentes de pastoral quienes repliquen este conocimiento con el resto de fuerzas vivas de las estructuras parroquiales y de sus comunidades en general; y b. el trabajo con escuelas parroquiales: que permita sensibilizar y formar a docentes, estudiantes y padres de familia de al menos IO centros escolares de la Arquidiócesis de San Salvador, y que de esta experiencia, se pueda obtener una sistematización que sirva de insumo necesario para proponer al Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de El Salvador.

Cabe aclarar que, específicamente, en el tema de la intervención con los Centros Escolares, la iniciativa está en concordancia con los artículos 2 y 3 de la Ley General de Educación, en donde se indica que la educación nacional deberá de inculcar el respeto a los derechos humanos y la observancia de los correspondientes deberes, así como de generar relaciones que desarrollen sentimientos de solidaridad, justicia, ayuda mutua, libertad y paz.

También es importante mencionar que, sobre la metodología de trabajo sugerida para este proyecto, esta se centra en tres aspectos: a. la formación permanente, b. incidencia, y c. sistematización de experiencias en materia de derechos humanos, que en adelante, se detallará su alcance y contenido, centrándose en la intervención de los departamentos de La Libertad, San Salvador, y Cuscatlán.

Todo lo anterior, está en concordancia con las líneas promulgadas en el Plan Pastoral Arquidiocesano 2019-2024, en donde se promueva una pastoral social que "transforme las estructuras sociales privilegiando la educación adaptada a la realidad (y) a la promoción de los derechos humanos" (PP A,p. 46).

Con este proyecto se ha visualizado desde un inicio, la necesidad de tener un alcance en materia de educación en los centros escolares parroquiales en temas de derechos humanos, para crear una mayor sensibilización en la niñez desde temprana edad con el fin de lograr una mayor incidencia en la defensa de derechos humanos, permitiendo una prevención de violencia generalizada que se vive en El Salvador.

En el transcurso del aprendizaje de los derechos humanos, los adolescentes serán parte de una transformación a una sociedad más justa y equitativa, ya que promoverán la "CUItura de Derechos Humanos", que se considerará como una cultura de carácter preventivo para erradicar todo tipo de abusos y violaciones a los derechos humanos.

Mediante este proyecto, se pretende que las escuelas parroquiales incluyan en sus clases la enseñanza de cómo son los derechos humanos, el cómo disfrutarlos de manera correcta y cómo defenderlos desde los hogares de los adolescentes, hacia las diferentes áreas de convivencia en las que se desenvuelven, permitiéndoles poner en práctica el aprendizaje y replicarlo de la manera más natural y con mayor facilidad.

Promoción de Cultura de Derechos Humanos